iD-Speech: ¿Apocalipsis viral? Una crónica anunciada

TXT: Equipo de Redacción – iDSpeech

IMG: Nicolás Grijalva B.

La red iD-Speech presentó al Dr. Antonio Lazcano, biólogo mexicano, Doctor en Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y experto en biología evolutiva, quien contestó a las siguientes preguntas: ¿qué son los virus?, ¿están vivos o no?, ¿cómo se clasifican?, y nos contó por qué esta pandemia fue una crónica anunciada. 

El Dr. Lazcano explicó que los virus son partículas microscópicas con estructura y funcionamiento simple; su material genético está conformado por DNA o RNA, pero nunca ambos. Es importante destacar que estos, a diferencia de las bacterias y otros organismos unicelulares, no pueden sintetizar proteínas o generar energía por sí mismos, pues no tienen una maquinaria celular para estos procesos y por tanto requieren de un hospedador para poder multiplicarse.

Al considerar a los virus como patógenos, se los clasifica en función de las especies, órganos y sistemas que afectan. Sin embargo, para entender la relación biológica entre virus se los ha dividido en dos grupos, virus de DNA y virus de RNA. El DNA consiste en dos cadenas complementarias que forman una doble hélice; mientras que el RNA está formado por una sola cadena de ribonucleótidos.

Dr. Antonio Lazcano, es un biólogo y científico mexicano especializado en biología evolutiva y divulgador de la ciencia.​ Es egresado de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde fundó el curso y el laboratorio de Origen de la vida. Ha estudiado durante más de 35 años el origen y la evolución temprana de la vida por medio del análisis de secuencias de genes y genomas.

Los virus de RNA, al momento de replicarse, presentan una alta tasa de mutación o errores en la reescritura de su código genético. En promedio, estos virus mutan un millón de veces más que un virus de DNA. Esto se debe a que en los virus de RNA no está presente una molécula editora llamada exonucleasa, capaz de suprimir los errores presentes en el código genético durante la replicación, como sucede generalmente en los virus de DNA.

Los coronavirus (familia Orthocoronavirinae), como el SARS-CoV-2, son los únicos virus de RNA que sí poseen una exonucleasa capaz de realizar la corrección de errores en la replicación del material genético. Por otro lado, tienen genomas grandes que alcanzan tamaños de hasta cuarenta mil nucleótidos [1]. Estas características le confieren mayor estabilidad genética a este tipo de virus, pues mutan en promedio de 8 a 10 veces más lento que otros y, de esta manera, no pierden su identidad. Todas estas son propiedades importantes que ayudarán en el desarrollo exitoso de una vacuna que inmunice a la población mundial.

¿Es posible predecir la aparición de nuevos virus causantes de una epidemia?

Para predecir una epidemia es indispensable poder pronosticar las posibles mutaciones de un virus, y al ser este un hecho aleatorio, se hace imposible. Lo que sí se puede es anticipar el surgimiento de poblaciones de virus resistentes a antivirales y predecir los procesos ecológicos que pueden facilitar la aparición de epidemias futuras. Muchos epidemiólogos y biólogos toman en cuenta que todas las epidemias en los últimos vieinticinco años fueron causadas por virus de RNA como influenza, SARS, zika y ébola [3]. Esto permitió predecir que la próxima epidemia sería causada por un virus de RNA.

Estas enfermedades, en su mayoría, tienen un origen zoonótico; es decir, son originalmente virus de especies animales que mutan y se transmiten a humanos [2]. Los humanos y otros mamíferos como los roedores (vectores eficientes de enfermedades) y los murciélagos, comparten una enorme cantidad de virus que pueden viajar de especie a especie.  

Estas interacciones entre especies y, por lo tanto, los riesgos de zoonosis, son posibles porque somos sociedades de consumo cada vez más grandes que requieren ocupar nuevos espacios, provocando la fragmentación de los ecosistemas; dicha fragmentación incrementa el riesgo de adquirir patógenos, debido a la estrecha interacción entre las especies silvestres y el ser humano. Se piensa que estas interacciones son recientes, pero en realidad han existido siempre; es su intensidad la que ha aumentado en las últimas décadas. A esto se suman otros problemas como la adaptación de animales silvestres a los núcleos urbanos. Es por esto por lo que no se puede hablar de actores buenos ni malos en la aparición de nuevas pandemias. Lo que debemos tomar en cuenta es que existen entornos que son adecuados para que se desarrollen especies de animales silvestres, los cuales no deberían ser ocupados por seres humanos, para así evitar el desarrollo de nuevas enfermedades.

Referencias:

  1. Cann, A. J. (2001). Principles of Molecular Virology (Standard Edition). Academic press.
  2. Dabanch, J. (2003). Zoonosis. Revista chilena de infectología, 20, 47-51.
  3. Reperant, L. A., & Osterhaus, A. D. (2017). AIDS, Avian flu, SARS, MERS, Ebola, Zika… what next?. Vaccine, 35(35), 4470-4474.
idspeech
logos partners microbios


Categorías:COVID-19, iDSpeech

Etiquetas:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: