iD-Speech: “¿Descontaminar 5,000,000 m3 de suelo? ¡Reto aceptado! Los desafíos de la remediación a gran escala”

Publicado por

Charla: Daniel Francisco Hidalgo Lazo, MSc en Biotecnología Ambiental en Wageningen University (Países Bajos), actualmente encargado del centro de investigaciones de Tecnologías Ambientales de Petroamazonas EP.

En 2023 se cumplirán 50 años de una economía y solvencia de desarrollo ecuatoriana dependiente de la extracción petrolera de la región Amazónica. Será un medio siglo en donde las prácticas industriales han tenido efectos claramente negativos en el ecosistema de la región, además de haber formado una economía dependiente y vulnerable en un país con claros problemas de administración pública y un evidente desinterés por el cuidado ambiental.

Sin embargo y pese lo poco alentador que pueda parecer el panorama ecológico en un país con tanto que perder, nuevamente un ecuatoriano destaca en el ámbito de la biorremediación. Daniel Hidalgo, especialista en biotecnología ambiental, propone de manera efectiva, práctica y real, métodos para el control y tratamiento de sitios que se vieron afectados por la industria petrolera, en su mayoría por derrames de hidrocarburos.

El desafío: 5,000,000 m3 de suelo.

Actualmente se le atribuye a la industria petrolera un total de 5,000,000 m3 de suelo afectado en la Amazonía ecuatoriana, lo que equivale a 1481.5 piscinas olímpicas llenas de hidrocarburo, repartido en varios puntos focalizados de contaminación en las provincias de Orellana y Sucumbíos.

El Problema 

El suelo es un recurso natural biológicamente activo que proviene de la desintegración de rocas y residuos orgánicos. Un suelo “normal” y sano brinda “servicios ecosistémicos”, incluyendo todo aspecto necesario para la sostenibilidad del ecosistema y sus especies.

La industria petrolera afecta no solo con los derrames de crudo, sino también con la deforestación masiva necesaria para la implementación de refinerías y centros de extracción, además de caminos y carreteras necesarias para el transporte del “oro negro”.

Todo esto, destacando los derrames, ha contribuido a que estos servicios ecológicos se vean diezmados, perdiendo una cantidad de recursos forestales y genéticos invaluables.

La problemática central radica en que estos derrames, en contribución con cualquier actividad humana, promueven la introducción de contaminantes al suelo y al ecosistema, que según su naturaleza estos pueden ser: sustancias químicas, energía o combinaciones de ambas, pero que a su vez son persistentes, bioacumulables y están en una concentración elevada. Los contaminantes pueden ser biodegradables o no; sin embargo, tarde o temprano, sea cual sea su naturaleza, un contaminante tendrá secuelas en el ambiente y en la salud humana.

Entre los contaminantes orgánicos hay que destacar los COPs (compuestos orgánicos persistentes) que, como su nombre indica, tienden a mantenerse de manera permanente en el ambiente, son altamente tóxicos y necesitan un tratamiento específico.

¿Cómo solucionarlo?

Una vez se haya identificado los sitios afectados por la contaminación petrolera, es necesario analizar con qué tipo de contaminante se está tratando para aplicar una metodología específica.

  • Remediación in situ: se da en el mismo terreno contaminado, sin remover el suelo ni transportarlo a otro sitio.
  • Remediación ex situ: Se extrae o remueve el suelo contaminado, y se lo puede llevar a otro lugar adaptado para su tratamiento.

Para ambos casos, se pueden aplicar métodos biológicos, introduciendo microorganismos especializados en el consumo, digestión o acumulación del contaminante; y métodos no biológicos como el volteado o la inducción de oxígeno. Una ventaja de los métodos in situ es que suelen ser menos costosos; no obstante, no se conoce el alcance esperado al introducir especies biológicas extrañas a un ecosistema y no se garantiza el 100% de descontaminación. Por otra parte, el caso ex situ suele ser más costoso, pero garantiza menor impacto en el ecosistema local.

Retos a Gran escala

Recursos económicos, legislación local y nacional, particularidades del sitio y sobre todo el interés por retribuir al ambiente, son puntos cruciales a tener en cuenta cuando se planifica un proyecto de remediación de suelos. Gracias a la investigación y desarrollo se han implementado metodologías eficientes y que han sido corroboradas por proyectos como los que lleva a cabo Daniel Hidalgo y su equipo que, de forma práctica y bajo condiciones reales, se han planteado remediar el daño que hemos causado todos al patrimonio natural del país. Tal y como él menciona “quién mejor para limpiar la casa que uno mismo” y somos todos quienes debemos apoyar este tipo de proyectos e iniciativas para sumarnos en la conservación de nuestro ecosistema.

Referencia Principal:

Hidalgo, D. (2020, 30 de septiembre) ¿Descontaminar 5,000,000 m3 de suelo? ¡Reto aceptado! Los desafíos de la remediación a gran escala. [Webinar iD-Speech: Divulgación científica de alto impacto].  https://www.facebook.com/idcorebio/videos/779021262919700

Más información sobre la industria petrolera en Ecuador:

Becerra, S. (2013) VIVIR CON LA CONTAMINACIÓN PETROLERA EN EL ECUADOR: PERCEPCIONES SOCIALES DEL RIESGO SANITARIO Y CAPACIDAD DE RESPUESTA. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .