Día Internacional de Acción para la Salud de las Mujeres

Publicado por

La OMS estableció el 28 de Mayo como el Día Internacional de Acción para la Salud de las Mujeres ¿Por qué?

La exclusión de las mujeres en el contenido de la ciencia

Esta fecha es un recordatorio de las múltiples causas de enfermedad y muerte en las mujeres, pues existen patologías y riesgos en las mujeres, inherentes a su capacidad de procrear; pero también existen riesgos asociados al hecho de que la Medicina no incluyó desde el inicio a las mujeres, ni a los cuerpos femeninos, en sus estudios.

Es por eso que aún en la actualidad, no se identifican oportunamente a las mujeres con enfermedades cardíacas en emergencias y son enviadas a casa, con un alto riesgo de infarto. Esto debido a que se desconoce que las mujeres tienen síntomas distintos a los de los varones, en las enfermedades cardiovasculares.

En el desarrollo de fármacos, hasta 1993, no se incluían mujeres en los ensayos clínicos, ni animales hembras en los ensayos pre-clínicos, debido a la idea de que sus ciclos hormonales “sabotearían” los resultados. Por lo tanto, los efectos adversos de los fármacos, son más frecuentes y más graves en las mujeres. Muchos medicamentos producen riesgo de desarrollar arritmias fatales o daño hepático agudo en las mujeres, en mayor medida que en los varones.

Es un hecho que las diferencias en el sexo afectan a la prevalencia, diagnóstico, severidad y pronóstico de muchas enfermedades. Por ejemplo, las mujeres tienen un riesgo de 20-70% mayor de desarrollar cáncer de pulmón, que los hombres que fuman el mismo número de cigarrillos. Y ni hablar de la salud sexual y reproductiva de las mujeres. A nivel mundial, cada año, 10 millones de mujeres quedan con una secuela o discapacidad grave producida por una complicación durante el embarazo, que amenazó la vida de la mujer, las denominadas “near miss”.

El cuerpo y la sexualidad femenina eran tan ajenos al desarrollo de la Medicina, que en el pasado, el deseo sexual femenino se patologizó como ninfomanía y aún ahora carecemos de derechos reproductivos mínimos, como el del aborto terapéutico. Esto nos lleva a un segundo análisis.

La exclusión de las mujeres como científicas

La imposibilidad de que las mujeres accedan a una carrera científica generó un sesgo en la producción de ciencia y en el análisis de resultados. Por ejemplo, Charles Darwin escribió una carta señalando la inferioridad intelectual de las mujeres, basado en que las mujeres tenían roles domésticos solamente. Esta idea fue sostenida por siglos, con el argumento de que el cerebro de las mujeres es más pequeño que el de los varones. Tuvo que ser una científica, Helen Hamilton Gardner, quién demostrara que el tamaño del cerebro no tiene relación alguna con la inteligencia, en ninguna especie.

A medida que las mujeres han ido ganando espacio en el mundo científico, no solo han cambiado las relaciones entre los géneros masculino y femenino, sino que el contenido de la ciencia se ha ampliado y se han ido reduciendo los sesgos en la generación e interpretación del conocimiento. Por ejemplo, los animales de laboratorio tienen comportamientos distintos, según el sexo del investigador que interactúa con ellos.

Es por eso que no solo necesitamos más niñas y mujeres en la ciencia, sino que también requerimos la generación de ciencia para mujeres; pues la producción de conocimiento científico había olvidado a la mitad de la población.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .